Es un seguro que cubre dentro de ciertos límites la responsabilidad civil del conductor por los daños causados ​​a las personas oa las cosas por causa de la circulación. Hay un seguro voluntario, que amplía la cobertura de la responsabilidad civil.

Deben estar asegurados todos los automóviles, ciclomotores, remolques y semirremolques.

Normalmente el seguro debe ser solicitado por el propietario del vehículo. La persona que contrata el seguro con la entidad aseguradora y que tiene que mantenerlo en vigor mediante el pago de la prima (precio) del seguro, se llama ‘tomador’

LO QUE CUBRE EL SEGURO
– Daños a personas y bienes causados ​​por motivo de la conducción, salvo dolo del causante (que hayan sido a propósito).

LO QUE NO CUBRE EL SEGURO
-Daños y perjuicios del conductor y del vehículo que ha provocado el accidente.
– Daños en los bienes del tomador, propietario del vehículo, conductor, cónyuge o parientes hasta tercer grado de consanguinidad o afinidad de alguno de los anteriores.
– Daños a personas y bienes causados ​​por un vehículo robado.

¿CÓMO SE JUSTIFICA LA EXISTENCIA DEL SEGURO?
La existencia de seguro se puede justificar mediante la póliza de seguro , el certificado de seguro obligatorio y el justificante del pago de la prima del periodo de seguro en curso (recibo).
Traducción En el vehículo deben llevar tanto el certificado del seguro como el recibo del periodo en curso.

VEHÍCULOS NO ASEGURADOS
Circular sin seguro obligatorio está prohibido. Circular sin seguro conlleva la retirada y depósito del vehículo y una multa de 601 a € 3.000,5, graduada según que el vehículo circulase o no, su categoría, el servicio que preste, la gravedad del perjuicio creado, la duración de la falta de aseguramiento y la reiteración de la misma infracción.