Para que los vehículos puedan circular es necesario que estén matriculados en las Jefaturas de Tráfico.

Una vez matriculado el vehículo, se emite el permiso de circulación , que es el documento que autoriza la circulación de los automóviles después de haber comprobado que reúne las características técnicas necesarias (i.t.v.).

En el permiso de circulación deben aparecer:

– La matrícula.
– La fecha de la primera matriculación..
– Los apellidos o razón social del tituular.
– El nombre del titular.
– El domicilio ( la localidad y la provvincia).
– La marca.
– La serie y número de bastidor.
– La masa máxima autorizada (m.m.a.)
– El modelo.
– El número de plazas.
– El servicio a que se destina.

Si se vende el vehículo a otra persona, el dueño, está obligado a comunicar la venta en un plazo de 10 días, a la Jefatura de Tráfico.

Si se cambia o varían los datos del domicilio, se debe comunicar a la Jefatura de Tráfico para que expidan un nuevo permiso con los datos corregidos.

Si se arrastra un remolque, además de la documentación del automóvil, se debe llevar la documentación de remolque.